martes, 5 de marzo de 2013

ESTILO RETRO



El estilo retro se inspira en los diseños de los años 50, 60 y 70 para crear un entorno exclusivo y personal. Lo importante en la decoración del estilo retro es la combinación de colores, texturas y materiales, la mezcla de diseños y volúmenes, desde los más simples a los más futuristas.

Dado que la época en la que se basa este estilo abarca un espacio de tiempo muy amplio, hay una gran variedad de formas, texturas y colores que nos pueden ayudar a crear un ambiente retro. Podemos elegir entre una variedad cromática muy amplia. En los años 50 y 60 se llevaban los tonos suaves (verdes, amarillos o azules) y los contrastes, combinando el rojo, el amarillo mostaza y el blanco con el negro. En los años 70, sin embargo, triunfaron los colores chillones y brillantes como el fucsia, el naranja butano o el verde lima.
 


Los estampados también son propios de este estilo así como las formas geométricas.
Destacan los materiales metálicos, como el aluminio, y los plásticos, como el acrílico y el polipropileno, propios de los años 50. El vinilo y el cuero también son distintivos de la decoración retro, pero lo más característico es la combinación de los materiales en un mismo elemento, como las sillas de cuero con patas de aluminio, características de la época. El vidrio y el cristal, juegan un papel importante sobre todo en los complementos, sobre todo el cristal de murano. El terciopelo y el peluche son las texturas más populares.